Blog

NEURO-LIDERAZO. La Neurociencia detrás de un buen líder.

NEURO-LIDERAZO. La Neurociencia detrás de un buen líder.

Cómo el método CREA puede ayudar a desarrollar tus competencias emocionales como líder.

¿Te has preguntado alguna vez el por qué algunos líderes “arrastran” más que otros? ¿Por qué motivan más, transmiten más confianza en sí mismos y hacia el resto de su equipo, son más carismáticos…?

El secreto está en su forma de ser y de tratar a los demás, pero ¿se nace con estas habilidades o se desarrollan con el tiempo? Definitivamente, en la mayoría de los casos son habilidades adquiridas que hoy la neurociencia nos permite comprender y que al final de este post concluiré.

Según Carl Gustav Jung, nuestra personalidad está compuesta de cuatro arquetipos de personalidad: el sabio rey, el guerrero, el amante y el mago. Cada uno de nosotros suele poseer un arquetipo dominante, que en algunas ocasiones refleja nuestra personalidad y en otras el comportamiento adquirido debido a situaciones que nos obligan a comportarnos según ese arquetipo. Saber si la motivación de los miembros de nuestro equipo está guiada por la razón, el control, evitar el conflicto o el ser reconocido nos dará mucha ventaja en saber desde cómo enfocar un conflicto, hasta desarrollar un plan de carrera para un colaborador.

Cómo aplicar el neuro-liderazgo a la empresa:

A modo de ejemplo, mostramos la evolución de un equipo de una empresa del sector de la automoción formado básicamente por ingenieros, con una elevada tasa de rotación de personal y en un entorno de trabajo complejo, donde el cliente constantemente cambia las condiciones de diseño y tiempos de entrega de los proyectos. Estos cambios afectaban a la moral del equipo. Este entorno generó disonancias y la continua incorporación de nuevos miembros al equipo mientras otros marchan, dificultando el avance del trabajo en equipo y la ejecución de proyectos.

Durante la formación ayudamos a los participantes a entender que todo equipo pasa por 4 fases: Creación, conflicto, normalización y ejecución. Mostramos cómo un líder resonante, que empatiza con sus colaboradores, es capaz de identificar cada fase, comprender las emociones y los sentimientos asociados, y tomar acciones en pro de la salud emocional del equipo, que al final acabarían repercutiendo en un mayor grado de motivación de cada uno de los colaboradores, que impactaría en mayores tasas de retención de personal y por supuesto en un retorno superior a nivel monetario para la empresa.

Trabajando con el equipo de líderes usando la metodología CREA, pudimos ayudarles a desarrollar nuevas competencias y potenciar algunas ya propias, proporcionando herramientas a los líderes para no solo convivir en ese entorno hostil y cambiante, sino también para saber cómo buscar la motivación para seguir adelante:

1)     COMPASIÓN:

Realizando dinámicas que desarrollaran la compasión, el equipo mejoró las habilidades de escucha y comunicación, así como la toma de decisiones de los líderes haciéndolos más resilientes. Como efecto adicional, la compasión actúa como antídoto contra la depresión, porque permite poner el foco en los demás liberándonos de la ansiedad y a su vez esto permite al equipo evolucionar. A nivel cerebral, mostramos a un equipo de ingenieros muy racional, como la compasión aumenta el número de conexiones entre el córtex prefrontal (cerebro racional) y la amígdala (cerebro primitivo) permitiendo un mayor control de sus emociones y de cómo reaccionan ante ellas.

2)     RESONANCIA:

En línea con la compasión, conseguimos con la resonancia la mejora de la autoregulación de las emociones individuales, permitiendo tomar mayor consciencia emocional sobre los otros miembros del equipo, empatizando con ellos. Cuando un líder pasa a ser resonante es capaz de reconocer el trabajo bien hecho, lo que repercute a nivel emocional en su colaborador incrementando la generación de serotonina como neurotransmisor, y por lo tanto aumentando sus niveles de confianza y autoestima.

3)     ESPERANZA

Un líder resonante genera energía catabólica, motivando desde la esperanza en lugar de la motivación por miedo. Mostrando al equipo cómo liderar a sus colaboradores, se consiguieron bajar los niveles de angustia, los síntomas del estrés y en último término los trastornos del estado de ánimo. Un colaborador esperanzado incrementa su generación de endorfinas a nivel cerebral, proporcionando mayor control del dolor y de la calidad de vida.

4)     ATENCIÓN PLENA

El objetivo de la atención plena era proporcionar a cada individuo un aumento de la consciencia de uno mismo, de la capacidad de hacer frente a factores de estrés externos y de conseguir una mayor concentración, en esto caso utilizando técnicas de meditación. A fecha de hoy ya hay innumerables publicaciones científicas sobre los beneficios del mindfulness y su impacto en nuestro cerebro para mejorar esta atención plena. Antes se creía que el cerebro era estático y que las neuronas se morían con el paso de los años. Hoy sabemos que existe la neurogénesis (creación de nuevas neuronas) y la neuroplasticidad (capacidad de las neuronas de asociarse entre ellas), y todo individuo tiene la capacidad de desarrollar ambas habilidades.

 

Nuestros actos, nuestro comportamiento y nuestra forma de ser es voluble y la podemos controlar a través de la modificación de nuestras acciones, que acabarán llevando a nuestro cerebro a generar nuevas conexiones a y la adquisición de nuevos hábitos. Un líder resonante no suele nacer así, sino que detrás de ello hay un trabajo de aprendizaje y esfuerzo de mejora, que al final acabará no solo por desarrollar a un buen líder sino a sentirnos acompañados de aquellos a los que llamamos UNA BUENA PERSONAc

Autor: Marc Guitart

Marc Guitart es experto en Equipos de Alto Rendimiento y Resilencia y especialista en Habilidades Emocionales  de Neuromanagement con Neurochange Lab! 

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/marc-guitart-rossell%C3%B3-70958a28/


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *